Búsqueda


Copyright 2011
 

MUNDO DEL CAMARON



Probióticos en dieta de camarones

 

Investigación de la Universidad del Valle de Colombia, demuestran que para atacar enfermedades en camarones se pueden sustituir los antibióticos por los probióticos que no tienen efectos en la salud de quienes los consumen.

Quienes disfrutan de la comida de mar, en especial de los camarones, deleitan su paladar con platos como "Paella a la Marinera", "Cazuela de Mariscos" o "Arroz con Camarones", no sólo porque son deliciosos y tienen un alto valor nutritivo, sino también por aquello de sus efectos afrodisíacos, bueno, a eso se refieren algunos adagios de la sabiduría popular.

Lo que muchos no conocen es que, en cautiverio, para que estos apetecidos camarones lleguen a su edad adulta han tenido que sobrepasar sus enfermedades a punta de antibióticos cuyos residuos, desafortunadamente, llegan al cuerpo sus adeptos.

El uso de muchos antibióticos está prohibido en diferentes partes del mundo, sin embargo, aún se permite el uso de la oxitetraciclina en animales de consumo humano.

Las consecuencias del uso indiscriminado de los antibióticos son ampliamente conocidas, entre ellas están la disminución de la flora bacteriana, que actúa como protección natural a enfermedades, el aumento de la resistencia patógena y la acumulación de los residuos de estos medicamentos en el cuerpo humano.

¿Cómo obviar esta situación sin necesidad de perderse de estos manjares marinos?

Pues bien, la adecuada aplicación de probióticos en la dieta de los camarones de cultivo evita la utilización de antibióticos para el manejo de patógenos o enfermedades que generan consecuencias negativas en la salud de la población que los consume.

Este es el resultado de la investigación realizada por la bióloga Norha Bolívar Ramírez, egresada de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad del Valle, como parte de su tesis de grado y dirigida por los profesores Germán Bolívar, biólogo, doctor en Biología, y Cristina Ramírez, ingeniera de alimentos y doctora en Procesos de Biotecnología, ambos líderes del Grupo de Investigación en Microbiología y Biotecnología Aplicada de la Universidad.

Las bacterias lácticas probióticas o probióticos, son organismos vivos que se encuentran en la naturaleza y que, al ser parte de la dieta de los camarones, mejoran su capacidad inmunológica natural y su capacidad de reacción sin dejar en sus cuerpos residuos perjudiciales para la salud.

Los probióticos se encuentran en los intestinos tanto de humanos como de animales y producen sustancias llamadas bacteriocinas que son proteínas de bajo peso molecular, que actúan como antibióticos directamente sobre los patógenos.

El manejo de probióticos en acuicultura tiene un desarrollo de más de 10 años en América Latina, siendo Cuba uno de los países pioneros en esta área investigativa, sin embargo, es la primera vez que se inoculan o "introducen" probióticos, extraídos de animales del Pacífico Colombiano, en la camaronina, alimento utilizado en la dieta de camarones blancos o litopenaeus vannamei que se crían en cautiverio.

Los camarones fueron desafiados con una bacteria oportunista llamada Pseudomonas aeruginosa que puede ser mortal para los camarones de cultivo desde sus etapas tempranas de postlarvas, juveniles y adultos. 
Esta bacteria puede estar presente en el agua o en el polvo y afecta no sólo a los animales sino también a las personas
.


Trabajo de campo

Autor: Universidad del Valle



Antes de iniciar el trabajo de campo, se realizó una prueba in vitro, en una caja de petri que está hecha de vidrio y que es usada generalmente para separar microorganismos.

A un cultivo puro de la bacteria Pseudomonas aeruginosa se le aplicó una gotita de cultivo puro activo de probióticos y se detectó un halo de inhibición muy fuerte frente a este patógeno.

El trabajo de campo comenzó separando tres grupos de camarones blancos pequeños. 
Para observar la capacidad de reacción frente a la bacteria Pseudomonas aeruginosa, que fue el patógeno utilizado en la investigación, un primer grupo de larvas entre 10 y 20 días de nacidas, fue alimentado con probióticos en su dieta diaria.

Estos probióticos fueron extraídos de intestinos de animales del Pacífico Colombiano, pues han demostrado una alta eficiencia como controladores e inhibidores de patógenos; entre los probióticos utilizados en la investigación está la Cepa 20 identificada como Lactobacillus plantarum, un lactobacilo extraído de una especie de camarón. 

Existen otras cepas que han sido aisladas de peces y que también se utilizaron en este ensayo pero no son tan relevantes.

En condiciones asépticas, un cultivo puro de probióticos fue inoculado y mezclado en cantidades calculadas en la camaronina que se fermenta entre 12 y 24 horas para que las cepas crezcan y se desarrollen con vigor; luego se colocan en una estufa de secado a una temperatura no mayor de 35 grados centígrados pues mataría los probióticos.

El segundo grupo de prolarvas fue manejado con antibiótico para contrarrestar la acción de la bacteria y, finalmente, el último grupo no contó con ningún tratamiento.

El resultado fue contundente al comprobar, en esta población de camarones jóvenes, que los probióticos tienen un resultado tan eficiente como el de los antibióticos. 

Adicionalmente, se comprobó la efectividad de la adherencia de la Cepa 20 en el intestino como parte de la flora bacteriana de los camarones que fueron alimentados con este probiótico.

En los camarones, los probióticos cumplieron las funciones básicas de controlar e inhibir los patógenos y aumentar la capacidad de respuesta inmunológica. 

También se observó que el uso de probióticos mejora la capacidad de respuesta frente a virus como del la mancha blanca muy común en esta especie.

Está demostrado, sin embargo, que la capacidad inmunológica también se afecta por el stress al que pueden ser sometidos los camarones de cultivo. 

En la naturaleza ellos viven en la oscuridad del fondo del mar y las alteraciones en su hábitat inciden en su desarrollo.

El camarón blanco es oriundo de la zona del Pacífico y es cultivado en países como Estados Unidos, México, Brasil y Korea. 
En el Pacífico colombiano, la industria de los camarones se encuentra en situaciones muy precarias debido a factores como infraestructura y seguridad, sin embargo, la Costa Caribe nacional cuenta con más de siete mil hectáreas cultivadas de camarón blanco.

Esta investigación ofrece una respuesta positiva a las necesidades de los cultivadores de camarón blanco y principalmente, de los productores de postlarvas, pues en esta etapa de "bebés", los camarones no cuentan con las defensas suficientes contra enfermedades e infecciones.

Además, es una excelente noticia para quienes no desean suprimir los camarones de su dieta diaria
.
















Hoy habia 29 visitantes (54 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=